El consumo de té durante el embarazo

Publicado por: Comunicación Pompadour En: Articulos En: lunes, febrero 27, 2017 Comentario: 0 Visitas: 184
Existe una larga lista de molestias relacionadas directamente con el embarazo, que pueden provocar malestar o incomodidad durante una parte o...

Existe una larga lista de molestias relacionadas directamente con el embarazo, que pueden provocar malestar o incomodidad durante una parte o durante todo el proceso de gestación: insomnio, náuseas, ardores… Muchas veces, las mujeres embarazadas recurren a remedios naturales para combatirlos, intentando, precisamente, huir de los medicamentos.

Sin embargo, las hierbas naturales en forma de tés y otros productos naturales no siempre son inocuos. Hay que tener en cuenta que los medicamentos tradicionales suelen estar hechos a partir de los principios activos de plantas naturales. Por lo que la principal recomendación es consultar siempre con el médico de cabecera o el ginecólogo, antes de recurrir a algún producto natural durante el embarazo.

¿Qué dicen los expertos sobre el consumo de té durante el embarazo?

Existe un informe sobre el uso de infusiones y sumplementos naturales procedentes de las plantas durante el embarazo, realizado en el marco del ECEMC (Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas). Lo han realizado desde el Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid e incluye comentarios y recomendaciones muy útiles.

La idea de realizar este estudio se basa en la confirmación de que en España, igual que en Estados Unidos o Australia, los tés de hierbas son muy consumidos durante la gestación. Sin embargo, los expertos saben que estos remedios naturales no siempre son inofensivos, ya que las infusiones concentran los componentes de las hierbas y potencian sus efectos.

En el caso de las mujeres embarazadas, este estudio recomienda extremar las precauciones por varios motivos:

No se puede calcular la dosis: en una infusión de hierbas es difícil calcular la dosis de cada principio activo contenido en las hierbas. En principio, cualquier té de hierbas no supone una dosis muy elevada, pero ésta dependerá de la cantidad de planta que usemos, de cuándo se haya recolectado, de cuantos tés consumamos cada día, etc. Cada lote es distinto: si consumimos las hierbas en dosis comerciales o en forma de pastillas, hay que saber que cada fabricante y cada lote del mismo producto pueden ser distintos en calidad y concentración del producto. No hay ensayos clínicos: cuando se usan los principios activos de las plantas para hacer medicamentos, éstos pasan por estudios experimentales y ensayos para determinar sus efectos. En el caso de los remedios naturales, estos controles no existen. Posibles interacciones con otros fármacos: si estamos tomando alguna medicación, las hierbas pueden interaccionar con ella. De esta manera puede verse reducido o potenciado el efecto del medicamento o producir resultados adversos.

Té de hierbas durante el embarazo: bajo supervisión médica y con moderación.

De todo ello se desprende que algunos tés de hierbas pueden ser recomendables durante el embarazo, siempre que nuestro médico lo apruebe y que no abusemos de su consumo.

Por ejemplo, según este estudio, la dosis máxima de cafeína al día para una mujer embarazada es de 100 miligramos. Eso incluye té, café, mate u otras bebidas que la contengan.

También se recomienda un uso moderado de la tila, el poleo menta o la valeriana, porque pueden interaccionar con otros medicamentos. El informe señala que la manzanilla no presenta riesgos, salvo en caso de padecer asma.

Independientemente de los resultados de este estudio, hay una serie de remedios naturales muy socorridos durante el embarazo para combatir molestias típicas del proceso.

Por ejemplo, es conocido que el té de jengibre mejora la digestión y ayuda a combatir las náuseas durante el embarazo. Pero, además, hay otras formas de aprovechar el poder de las plantas y de las infusiones de hierbas sin necesidad de ingerirlas durante el embarazo.

Por ejemplo, para combatir la inflamación de las encías, algo muy propio del embarazo, podemos hacer enjuagues bucales después del cepillado con una infusión de hojas de albahaca.

Otro ejemplo: si padeces insomnio, prueba a verter unas gotitas de aceite esencial de salvia sobre la almohada. Te ayudará a relajarte y conciliar el sueño.

Si tu problema son las hemorroides, puedes hacer una infusión de hamammelis y colocar en la zona afectada un algodón empapado en ella para calmar la inflamación.

Como ves, los tés de hierbas tienen muchas aplicaciones durante el embarazo. Consiste en aplicarlas con moderación y bajo supervisión de nuestro médico.

Comentarios

Deje su comentario

Blog de Té e Infusiones - Consejos, recetas y mucho más