Por festividad local, todos los pedidos recibidos se enviarán el próximo Martes 2 Mayo. Gracias

Sabor natural, sin aditivos ni pegamento

Queremos que disfrutes tomando una taza de Pompadour. Por ese motivo, cuidamos todos los aspectos que influyen en el sabor de nuestras infusiones. Cuidamos los factores que favorecen la calidad de la cosecha en su lugar de cultivo. Contamos con el trabajo de catadores profesionales que controlan la calidad de sabor y las mezclas.

Utilizamos una bolsita de doble cámara que infusiona mejor en el agua, no lleva pegamento y no deja sustancias nocivas.

 

 

El origen del sabor

 

 

No puede conseguirse un aroma y sabor naturales sin controlar todo el proceso de producción. Por ejemplo, la cosecha de té se basa en la regla de coger “Two Leaves and the Bud” (las dos hojas más tiernas y la yema terminal), dado que la calidad del té es aún mejor cuanto más tiernas sean las hojas.

Las distancias temporales en las que vuelven a crecer nuevos brotes cosechables dependen de las condiciones climáticas. POMPADOUR tiene en cuenta este y otros factores para conseguir que regularmente la materia prima sea recogida en su momento óptimo.

Una vez realizada la recolección, se procede al tratamiento in situ.

En el caso del té negro esto significa: marchitar, enrollar, fermentar, secar y seleccionar.

Para proceder con estos pasos, disponemos de instala-ciones situadas directamente en los países de cultivo y cada proceso de producción es controlado intensivamente.

 

 

La labor del catador

 

 

El gusto, el aroma y el color de la infusión son decisivos en la calidad de una infusión. Estos criterios dependen del país de procedencia, de la zona de cultivo, de la situación de la plantación, de la calidad del terreno, de la elaboración e incluso de la fecha de cosecha. Ya los tés de cultivos vecinos, incluso aquellos del mismo cultivo que son cosechados con unos días de diferencia, pueden distinguirse claramente los unos de los otros.

La variedad de diferentes tipos de ingredientes es por consiguiente enorme. La labor de los catadores es seleccionar los mejores dentro de esa inmensa variedad.

Los catadores de té poseen un gran desarrollo del sentido del gusto. Es ante todo en la primera cosecha y en el periodo de compra, que va de abril hasta finales de agosto, cuando el catador de té realiza diariamente hasta 500 catas. La degustación sólo dura unos pocos segundos, y tras ello el catador sabe si un té armoniza o no con una mezcla de té concreta.

En el arte de mezclar una infusión se refleja la experiencia de la casa que comercia con él y la de los catadores. El gran arte de los catadores reside en lograr componer una misma mezcla mediante calidades de aspecto y sabor diferentes. El logro de esta selección garantiza, aparte de una armonía optima, una experiencia siempre grata.

 

 

La bolsita POMPADOUR: sabor sin pegamento

 

 

POMPADOUR es el inventor de la bolsita de doble cámara. Este sistema ha sido diseñado para permitir una circulación adecuada del agua a través de las infusiones, para que estas puedan liberar todos sus aromas, aceites esenciales u principios activos de forma óptima.

Las bolsitas POMPADOUR están hechas de forma sostenible, utilizando hilo de algodón en su color natural. No dejan sustancias nocivas ya que van cosidas (no pegadas), y por todo ello generan menos residuos y son más biodegradables. Se trata de la mejor bolsita del mercado: ¡la calidad está en los detalles!

 

 


Blog de Té e Infusiones - Consejos, recetas y mucho más